Las pequeñas cosas que hacen que la escuela no cambie

Pensar la escuela

icono clase

A veces creemos que cambiar la escuela sería una empresa compuesta por grandes y complejas acciones. En lo personal, creo que es más bien todo lo contrario: la posibilidad de desterrar prácticas cotidianas sumamente arraigadas, esos “granitos de arena” que hacen de la escuela un lugar más propio de los rituales que de las novedades. Algunas de estas cuestiones ya les he abordado en otras entradas, pero hoy pensaba centrar la mirada en las más naturalizadas y, si se quiere, en las que podrían ser desterradas con la mera decisión cotidiana de un docente de hacerlo. Esas “pequeñas cosas” que están a la mano, que no requieren de nadie más que de nosotros mismos.

Me gustaría iniciar un listado de algunas de estas “pequeñas cosas”. Sé que nunca será “exhaustivo”, pero tal vez nos ayude a tomar conciencia de por dónde empezar a desenredar el ovillo.

“Todos por igual”:…

View original post 1,191 more words

Advertisements